.

Conoce tus derechos

Los derechos y obligaciones insertos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos son de cumplimiento estricto para las autoridades que intervienen en el proceso de impartición de justicia. ¡Exígelos!

I. Que se presuma tu inocencia mientras no se declare tu responsabilidad mediante sentencia emitida por un juez;

II. A declarar o a guardar silencio. Y que desde el momento de tu detención se te hagan saber los motivos de esta, así como tu derecho a guardar silencio, el cual no podrá ser utilizado en tu perjuicio. Tienes derecho a no ser incomunicado, intimidado o torturado. Si te obligan a rendir tu confesión sin la asistencia de tu defensor, esta carecerá de todo valor probatorio;

III. A que se te informe, tanto en el momento de tu detención como en su comparecencia ante el ministerio público o el juez, los hechos que se te imputan y los derechos que te asisten.

IV. Se te recibirán todos los testigos y pruebas que ofrezcas, dándote todo el tiempo que la misma Ley te permita y estime necesario; ayudándote para la comparecencia de personas cuyo testimonio se solicite, de acuerdo a los términos que la Ley señale.

V. Serás juzgado en audiencia pública por un juez o un tribunal. Esta publicidad sólo podrá prohibirse en los casos que la Ley determine; es decir por razones de seguridad nacional, seguridad pública, protección de víctimas, testigos y menores de edad, cuando se ponga en peligro la revelación de datos legalmente protegidos, o cuando el tribunal estime que existen las suficientes razones para justificarlo.

En casos de delincuencia organizada, las diversas actuaciones realizadas en la fase de investigación podrán tener valor probatorio, cuando no puedan ser reproducidas en juicio o que exista riesgo paras los testigos o víctimas. Lo anterior para que no exista algún perjuicio en los derechos del inculpado para impugnarlas u objetarlas y aportar pruebas en contra.

VI. Te serán facilitados todos los datos que solicites para tu defensa y que consten en el proceso.

Tú y tu defensor tendrán acceso a todos los registros de la investigación cuando el primero se encuentre en su calidad de detenido y cuando se pretenda recibirle declaración o entrevistarlo. Así mismo, antes de la primera comparecencia ante el juez podrás consultar todos los registros, con la oportunidad debida para preparar su defensa. A partir de ese momento no se podrá mantener en reserva las actuaciones de la investigación, sólo en casos excepcionales expresamente expresamente señalados en la Ley cuando esto sea imprescindible para salvaguardar el éxito de la investigación y siempre que sean oportunamente revelados para no afectar el derecho de defensa.

VII. Serás juzgado antes de cuatro meses si se trata de delitos cuya pena no exceda de dos años de prisión, y antes de un año si la pena excediere de ese tiempo, salvo que solicites mayor plazo para tu defensa.

VIII. Tendrás derecho a una defensa realizada por un abogado, el cual podrás elegir de manera libre e incluso después del momento de haber sido detenido. En caso de no que no lo solicites o no puedas nombrar un abogado, después de haber sido requerido para hacerlo, el juez te designará un defensor de oficio público. Además tendrás el derecho a que tu defensor comparezca en todos los actos del proceso y este tendrá la obligación de hacerlo cuantas veces se le requiera, y

IX. En ninguno de los casos se podrá prolongase la prisión o detención, por falta de pago de honorarios de defensores o cualquiera otra prestación de dinero, por causa de responsabilidad civil o de algún otro motivo análogo

La prisión preventiva no podrá exceder del tiempo que como máximo de pena fije la ley al delito que motive el proceso y en ningún caso podrá ser superior a dos años, salvo que la prolongación se deba al ejercicio del derecho de defensa que realizarás. Si cumplido el término no se ha pronunciado sentencia, podrás ser puesto en libertad de inmediato mientras se sigue el proceso, sin que esto de origen para imponer otras medidas cautelares.

En toda pena de prisión que se te imponga una sentencia, se computará el tiempo de la detención.