.

El 30 de abril día para conmemorar

 

Por Raquel Álvarez

La mejor manera de conmemorar el día de las niñas y niños en nuestro país, es reconociéndoles sus derechos y exigiendo su cumplimiento. La niñez tiene derecho a la educación, el cual no sólo abarca poder tener acceso al aprendizaje, sino también, a recibir dicho conocimiento en un entorno apto para su desarrollo integral. Lo que se traduce en que las niñas y los niños merecen ir a una escuela digna.

 

En nuestra Constitución Federal y en diversos tratados internacionales se establece que cada persona merece recibir una educación de calidad utilizando los materiales necesarios e infraestructura para su máximo aprendizaje, esto quiere decir que las escuelas deben de contar con los servicios y espacios adecuados para el correcto desarrollo de las tareas educativas.

 

A pesar de estar claramente previsto, este derecho no está garantizado, pues según el propio Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, en su documento llamado: Política para fortalecer la infraestructura escolar en México, publicado en el año 2018, el 97% de las escuelas de educación básica en nuestro país, cuentan con alguna carencia. Dentro de esas deficiencias destacan que aún hay escuelas que carecen de servicios básicos como es el drenaje, energía eléctrica, y agua, tal y como recientemente Renace San Luis, lo hizo notar con el seguimiento al estado actual en el que se encuentra la escuela primaria José María Pino Suárez, ubicada dentro de las zonas urbanas del Estado de San Luis Potosí.

 

Ante esta penumbrosa realidad es inaplazable que veamos que las desigualdades se reflejan  desde las aulas, un espacio que por excelencia debería de ser reconocido como el lugar para reconocernos como merecedores de derechos y personas capaces de vivir en un entorno más equitativo.

 

También debemos de seguir pugnando para que nuestra forma de conmemorar se vea materializada y las autoridades educativas garanticen la escuela digna que merecen las niñas y niños para ser felices.